Archivo de la categoría: Relatos de viajes

Vuelvo a escribir sobre mis viajes después haber pasado mucho tiempo sin hacerlo. Recordé como se hacía gracias a un chocolate. Un chocolate que ví y probé en Londres. Costaba casi nada y en su envoltorio decía: 100% Cacao. Rudolf Steiner dijo que: “Los recuerdos tienen su origen en las percepciones sensoriales exteriores;…()…Más tarde, a veces después de años, volvemos a extraer de la memoria las imágenes de tales impresiones y puede ser que nuestra alma haya recibido alguna impresión sensorial exterior, acaso de manera semiconsciente, sin haber observado el respectivo objeto con la atención necesaria. En tal caso, la impresión queda sumergida en lo más hondo de nuestra vida anímica; y, de un modo intencional o espontáneo, vuelve a surgir después de años. ” En mi caso, todo volvió a surgir 6 meses después del viaje a Amazonas. Como siempre me pasa, estos viajes nacen de un sueño reprimido…

Leer más

Después de la visita a la pequeña Dogubeyazit, me sentía en una Turquía diferente. Toda la idea que me había hecho de esa Turquía Occidental, se había hecho un bollito de papel y tuve que tirarla a la basura para empezar a escribir una nueva historia. Una historia un poco mas triste pero más original, con personajes que ya no hablaban inglés, con montañas abruptas, con paisajes desorientadores, casas de té pequeñas, llenas de humo y terrones de azúcar. En Kars, las miradas y los rostros de quienes me veían pasar, ya ocultaban una historia diferente. Me hacía sentir casi en Armenia, aunque nunca lo visité, me recordaba a los domingos en familia en la casa de Laura. Familieros, charlatanes, simpáticos, sonrientes pero serios, tomaban té y comían semillitas de girasol. El viaje de Dogubeyazit hasta Kars fue una odisea, pero ya al bajar del micro, sentí que valía la…

Leer más

Me levante en medio de una película. Me sentía perturbado y molesto. Supuse que podía ser por mis ganas de ir al baño. Camine por el pasillo, sucio de tierra roja que se me pegaba en los pies hasta entrar al cuartito húmedo, pintado de un blanco antiguo, casi desgastado donde estaba el inodoro. Me acomodé en el trono como sintiéndome el dueño de la situación. Escuchaba el motor del extractor, el ruido del viento golpeando la casa, la gota que cae cada 10 segundos en la ducha. Me quedé mirando frente a mi, la pared. Busqué a mis cercanías un desodorante casi vacío para leer las instrucciones de uso, los componentes, algo que me distraiga. Leí en letras pequeñas “Hecho en India”. Cuantas conexiones. Hace unos meses atrás, yo estaba ahí. Pensé: “Que lindo, como extraño La India, que ganas de volver. Realmente es un país que me gusta”… se…

Leer más

«Hay a continuación una isla en el mar turbulento, delante de Egipto, que llaman Faros (Φάρος)» Nuestro último encuentro en Egipto fue citado en la ciudad de Alejandría, al norte de este país, en un territorio que antes de ser declarada la ciudad de Alejandría, solo vivían algunos pescadores. Alejandría, ubicada al norte de Egipto, es una de esas ciudades a las que llegas y no entendes si estás en Europa, Asia o África. Es la ciudad que podes conocer con presupuesto mochilero o 5 estrellas. Es una ciudad en la que podes solo perderte en lo cultural, en lo social, en lo histórico o en todas a la vez. Alejandría nos fascino y empezamos a escribir un post en el que queríamos contar todo sobre ella, pero no es posible. Tuvimos que buscar un camino para explicar lo que allí vivimos, la intensidad del tráfico, el calor sofocante de día, la…

Leer más

Desde que tengo 5 años, mi sueño era conocer las pirámides de Egipto. Mis padres me regalaban revistas de las pirámides, fotos, revistas que venían con estatuas de colección, me miraba todos los documentales relacionados con aquello y siempre buscaba en la sección “Egipto” cuando miraba una enciclopedia. El armario de mi habitación fue testigo de aquel sueño. Lo cubría de punta a punta con fotos de las impresionantes estructuras arquitectónicas que se encuentran en El Cairo. Algo me mantenía siempre asombrado de aquellas construcciones. Un día, les pedí ayuda a mis padres para armar un presupuesto de viaje a aquel lugar. Mi primer plan de viaje. Mi primer itinerario. Mi primer sueño con viajes y aventura. Para aquel entonces ya tenía 12 años y como todo adolescente, no dejaba de soñar y alimentar mis fantasías. Ayudaba a mis padres en el Cyber café y gracias a esto pude investigar…

Leer más

5/5